Bitcoin y el paso atrás que supondría en la transparencia de los mercados

Bitcoin y el paso atrás que supondría en la transparencia de los mercados

Publicidad

Es conocido por el público en general que las características de anonimato inherentes a la naturaleza y diseño de Bitcoin han sido uno de los grandes avances que ha traído la criptoeconomía. Es indudable además que la privacidad (y mayormente el anonimato) es un valor en alza en la era de una internet global en la que cualquier dato online es susceptible de ser robado por amigos de los datos ajenos.

Pero este anonimato, como todo, también tiene otra cara de la moneda que resulta mucho menos evidente que el anverso. Este reverso revela cómo el anonimato traído por el criptosistema puede acabar implicando una falta de transparencia que deterioraría la información públicamente disponible actualmente en los mercados, especial y paradójicamente afectando principalmente a los pequeños inversores y al gran público en general.

El anonimato de Bitcoin lo es también para las manos fuertes

Bitcoin Y El Paso Atras Que Supondria En La Transparencia De Los Mercados 2

Lo cierto es que aquel cyberpunk “devolver el poder de internet a los usuarios” lo es tanto para el caso de los usuarios en general, como también para los usuarios poderosos. Y como poderosos que son, la porción de poder que reciben de vuelta es muy superior al del común de los usuarios.

Como muestra de ello tenemos una noticia que ha aparecido recientemente, que informaba de que un inversor desconocido ha ejecutado una orden de compra de Bitcoins por valor de 400 millones de dolares. Como habrán leído, todo es opacidad y especulaciones respecto a las voluminosas e influyentes operaciones en Bitcoins de un gran inversor que no se sabe quién es, ni sus motivaciones, ni sus intereses, ni ha de responder ante ningún posible partícipe, ni ante los organismos reguladores…

Vamos, que lo de la transparencia en el mercado queda como una rémora de los viejos mercados de capitales, en los que para bien o para mal, al menos se sabía quién hace qué, y en algún momento puede tener que dar explicaciones por ello, especialmente si es un gestor de vehículos de inversión colectiva.

Sin duda, las manos fuertes se estarán literalmente frotando las manos (valga la redundancia) al darse cuenta de que por fin pueden hacer y deshacer a su antojo en el mercado, contando con su gran influencia en los precios y en su formación, sin tener que responder por ello ante nada ni ante nadie.

No hace falta decir que este extremo es así no sólo para dar anonimato a sus operaciones supuestamente “meramente de inversión”, sino que también lo es en el caso de que crucen operaciones con la intención de manipular los precios, crear burbujas, romper artificialmente resistencias para empapelar a los pequeños inversores… Y así hasta un largo etcétera que bien conocemos desde que los mercados son mercados, y por los que, a día de hoy, en los mercados tradicionales es infinitamente más fácil que los infractores acaben pagando por sus tropelías.

Del anonimato de Bitcoin al deterioro de la transparencia en los mercados

Bitcoin Y El Paso Atras Que Supondria En La Transparencia De Los Mercados 3

Y cuando hablamos de anonimato de las manos fuertes, con todas las consecuencias potenciales antes expuestas, inevitablemente tenemos que hablar de falta de transparencia y perjuicio de la socioeconomía en su conjunto. Pero paradójicamente este perjuicio lo es especialmente para los pequeños inversores, mucho más vulnerables ante este tipo de manipulaciones del mercado.

Estas manipulaciones ha quedado meridianamente claro que ahora podrán ser anónimas y quedar impunes, si el criptorumbo no cambia mucho respecto a la deriva actual). Ningún gran inversor en Bitcoins ni ningún gestor deberá tener por qué rendir cuentas de sus operaciones ni ante los reguladores ni ante sus partícipes. Lo cual ya es grave (y por partida doble), pero que además saca de la ecuación no sólo la transparencia, sino también el propio pedal de freno de un vehículo (el de los mercados) trepidante por naturaleza, y que ahora amenaza con salirse de control.

Este último punto viene a colación porque no hace falta decir que la impunidad de estas manipulaciones no hará sino aumentar sensiblemente el número de casos de manipulación de los precios. El problema es la naturaleza humana de algunos inversores antiéticos, para los cuales todo está justificado si da réditos. El problema es que hay muchos más perfiles de este tipo de lo que pensamos, pero se cuidan muy mucho de actuar en su máxima plenitud por miedo a las consecuencias legales. Consecuencias que ahora con el anonimato Bitcoin serán inexistentes.

No olviden que ya les analizamos cómo el propio “Lobo de Wall Street” alertó de la deriva que están tomando los criptomercados. Y esto hablando de lobos y tiburones, especialmente de los arrepentidos, no son ya ni palabras mayores, sino palabras que cada una de sus letras deberían ocupar un folio completo en el libro de las reglas no escritas de los mercados.

Pero hay una posible solución (tan sólo parcial)

Bitcoin Y El Paso Atras Que Supondria En La Transparencia De Los Mercados 4

Lo cierto es que hay una solución que podría llegar a servir en parte para paliar estos problemas. Es la solución de los criptovehículos de inversión participativos de los que ya les hemos hablamos en el artículo “La democracia participativa de TheDAO, o cómo aprovecharse de la inversión colectiva y que no puedan engañarle”. Gestión 100% transparente; de hecho no hay gestor como tal. Pero esta opción también tiene sus desventajas como la responsabilidad jurídica de los partícipes (incluso aunque votasen en contra de una decisión de inversión punible) u otras que les analizamos en su día.

En todo caso, esta solución al estilo de TheDAO decíamos que es parcial porque tan sólo nos sirve para la parte del problema que afecta a la inversión colectiva y a la transparencia para con los partícipes. Pero no olvidemos que, incluso en el mundo financiero tan regulado de hoy en día, muchas veces proliferan los denominados “chiringuitos” financieros, que causan estragos entre los pequeños inversores. Que no ocurrirá bajo el escudo del anonimato en el que se pueden amparar con Bitcoin los gestores antiéticos.

Respecto al segundo problema (de entre los principales) de la manipulación de los valores y los mercados en general, no hay solución posible con el diseño actual de la arquitectura de Bitcoin, ni con la configuración actual de los flujos financieros y de datos entre la vieja y la criptoeconomía. Aquí el problema del anonimato es totalmente connatural a los principios más fundacionales de Bitcoin y familia, y el verdadero problema es esa naturaleza de algunos individuos. Es una naturaleza de la que ya les hemos hablado en diversas ocasiones, y que por desgracia siempre va a acompañar a la socioeconomía allá donde vaya.

Esto lo decimos pasando de puntillas sobre el tema de los últimos movimientos de las autoridades estadounidenses que podrían acabar con la privacidad del criptosistema. Estos movimientos, implementados como se están implementando, no sólo acabarían con varias de las grandes ventajas de la criptoeconomía, sino que podrían dar al traste con el nuevo concepto en su conjunto, que sin embargo, no lo olviden, es un innovador concepto de progreso.

Lo que verdaderamente esta opacidad puede significar socioeconómicamente

Bitcoin Y El Paso Atras Que Supondria En La Transparencia De Los Mercados 5

Sin duda nuestro mundo de hoy en día, y en especial el de los mercados, es un océano con multitud de tiburones, surcado por balsas a bordo de las cuales navegan desprotegidos pequeños inversores. Bitcoin y la criptoeconomía siempre les digo que han traído grandes ventajas, pero otra de sus algunas desventajas inevitables es que, con su barra libre de “anonimato para todos”, le ha quitado el seguimiento GPS a unos tiburones que sin dudarlo atacarán impunemente aquí y allá, siempre por sorpresa, y donde les sea más lucrativo hincar el diente.

Es urgente y necesario empezar a trabajar desde ya en un diseño de criptosistema que combine a la vez la privacidad y el anonimato con cierta trazabilidad, que al menos permita perseguir delitos financieros en los mercados (y otros delitos también). Lo viene siendo ya desde que el lado oscuro empezó a tomar las criptomonedas como nuevo terreno de juego, pero lo es más ahora que Bitcoin y sus primos facilitan que el lado luminoso también pueda caminar por la sombra. Soluciones a esta compleja ecuación no tengo (por ahora), pero el debate siempre está abierto a todo tipo de contribuciones (constructivas).

Imágenes | Pixabay Free-Photos | Pixabay RyanMcGuire | Pixabay geralt | Pixabay ColiN00B | Pixabay actipress

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio