2014, el año en el que se desató la desconfianza de los mercados hacia Twitter y Linkedin

2014, el año en el que se desató la desconfianza de los mercados hacia Twitter y Linkedin

Publicidad

Se las prometían felices. En Twitter, la euforia era desmedida antes de despedir 2013, año de su estreno en los mercados. En Linkedin, pocos dudaban de su modelo de negocio, uno de los más sólidos de los que se podían contemplar entre las redes sociales. Sin embargo, este 2014 ha sido un particular annus horribilis para ambos en los mercados. Pero, ¿hay realmente razones para esas caídas?

Partimos de la base: el comportamiento de los mercados no siempre es racional o, al menos, no es concluyente respecto a la situación de la empresa. Se incluyen muchos factores que no siempre tienen que ver con el negocio. Pero, analizando la evolución en el tiempo sí se puede ver una tendencia. Y la de Twitter y Linkedin no está siendo, precisamente, para enmarcar.

Linkedin, a la espera de más crecimiento

Está, según los analistas, en el punto más bajo de su valor estimado. Y ha sido así tras una pérdida del 23% de su valor en los tres meses y medio que llevamos en el año 2014. Sinceramente, la situación económica de la empresa no es motivos suficiente para esta caída. Puede que el pesimismo en torno a la falta de crecimiento de Twitter le haya afectado de forma significativa.

Hoy su negocio es de los más robustos. Crecimientos por encima del 37% en número de usuarios y del 47% en el volumen de negocio (447 millones de dólares en el último trimestre del año), con un modelo basado no sólo en la publicidad sino en servicios profesionales de valor.

Sin embargo, sigue habiendo dudas respecto a su potencial crecimiento, especialmente, en usuarios. Y por eso se ha lanzado al mercado asiático, que aún está por explotar por parte de la compañía liderada por Jeff Weiner. Aún así, esta medida aún no ha dado los resultados suficientes como para convencer de que aún se puede crecer de manera significativa y consolidarse.

Twitter, aún mucho que demostrar

El de Twitter es un caso muy conocido. Hemos dado buena cuenta en estas mismas líneas: el año 2014 se le iba a hacer muy largo a la compañía, después de unos resultados con los que cerraron 2013 que fueron para olvidar, no sólo por las crecientes pérdidas y números rojos, sino por su incapacidad para crecer en cuanto a usuarios. Posteriormente han ido surgiendo más y más datos que no señalan, precisamente, en la buena dirección.

¿El resultado? En este año 2014 el desplome ha sido cercano al 40%. Comenzó el año con ciertas dudas tras aquel ‘viernes negro’. Rozaba los 70 dólares y su valor en bolsa superaba los 35.000 dólares. Sin embargo, no ha hecho más que caer, agravado por los resultados del último trimestre.

Aún le queda mucho por demostrar a la compañía. No sólo en la capacidad para generar ingresos, a través de la publicidad y los formatos que ya está preparando, sino también para lograr sumar nuevos usuarios e incrementar el compromiso de los que ya está y que lo usan muy poco.

Una nueva prueba, los resultados

Y ante esta situación, sólo queda eso... demostrar. Y las dos compañías tienen en los resultados del primer trimestre de 2014 una oportunidad. Linkedin para hacer ver que aún puede crecer mucho más de lo que lo hace. Y Twitter para convencer de que aún puede revertir la situación y hacer de su red una plataforma masiva capaz de generar mucho más negocio.

En El Blog Salmón | Twitter y su difícil reto de ser masivo para ser rentable, Linkedin vuelve a romper su techo de ingresos, aunque crece más lentamente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio