El Corte Inglés dice que hay que aunar esfuerzos contra Amazon y Alibaba, ¿es buena estrategia?

El Corte Inglés dice que hay que aunar esfuerzos contra Amazon y Alibaba, ¿es buena estrategia?

Publicidad

El Corte Inglés es uno de los principales referentes empresariales españoles, con una extensa red de grandes almacenes distribuidos por todo el territorio. La crisis impactó duramente a la compañía con una caída del beneficio atribuido desde los 716 millones en 2007 hasta los 118 millones en 2014. A partir de ese momento, la situación reflejada en las cuentas de resultados ha ido mejorando progresivamente.

Sin embargo, el gran riesgo del grupo no viene dado por la estructura interna de la empresa sino porque, desde 2011, Amazon llegó a España, expandiendo un modelo de negocio y sacando los colores a los competidores en el entorno online.

Cuando surge un gran competidor que tiene ciertas ventajas competitivas, como es el caso de Amazon, con un sistema de logística altamente eficiente, una optimización de su estructura de costes, y un liderazgo en ecommerce, la competencia empieza a temblar porque existe el riesgo de ir perdiendo cuota de mercado, a medida que consiga su implantación.

Amazon lidera, con diferencia, por su ecommerce

De Amazon hay que destacar su web para el ecommerce como uno de sus grandes puntos fuertes que ofrece una experiencia personalizada a cada cliente según sus datos de búsqueda, una elevada velocidad de la página de carga, simplicidad en las funciones e incluso está penetrando en el negocio de la alimentación.

Si nos centramos en los datos del podio de los ecommerce en España que ofrece Cuponation, en el año 2017, Amazon la plataforma más visitada en con un total de 1.373 millones de visitas, seguidamente eBay con 356 millones y El Corte Inglés con 277.773 millones. Es decir, la primera empresa supera en más de 1.000 millones de visitas a cada uno de sus competidores más cercanos.

Ecommerce

En cuarta posición nos encontramos a AliExpress, el gigante asiático que oficialmente entró en España a mediados del pasado año, con 237 millones de visitas. Y en quinta posición aparece Mediamark con 204 millones de visitas.

También hay que destacar la repercusión que ha tenido a nivel de facturación. Amazon ha sido la compañía líder en términos de facturación, con más de 4.241 millones de euros, cuadruplicando las cifras de AliExpress (1.234 millones). Le siguen las cifras de El Corte Inglés (783 millones), eBay (678 millones) y PC componentes (314 millones).

Según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el tercer trimestre de 2017, la facturación del ecommerce aumentó en un 26,2% interanual, hasta alcanzar los 7.785 millones de euros. Precisando el número de transacciones, se registraron más de 126 millones de transacciones, un avance del 29,6%. Y por número de transacciones, el 42,3% de las compraventas se registraron en webs españolas y el 57,7% en webs del extranjero.

Cooperar para competir: La propuesta del Corte Inglés

Vistos estos datos, y el amplio diferencial existente entre Amazon y el resto de plataformas de comercio electrónico, Dimas Gimeno, el presidente del Corte Inglés, se ha posicionado claramente por aunar fuerzas entre diferentes distribuidores para la creación de una gran plataforma europea. En detalle sus palabras fueron las siguientes:

“Hay que promover y participar en posibles alianzas entre distribuidores convencionales y tecnológicos y crear una plataforma europea para competir con los grandes competidores ‘online’. Hay que encontrar nuevas oportunidades de negocio más allá de nuestras fronteras. Hay que buscar fórmulas comunes en vez de gastar cantidades ingentes de dinero en ‘marketplaces’ y hacerlo de forma conjunta, porque es un reto mayúsculo y hay que iniciar conversaciones”.

Gimeno

Acertadamente, Dimas Gimeno apuesta por cooperar para competir. Las sinergias empresariales entre los “pequeños” participantes de un mercado, en este caso con la creación de un market place, representan una estrategia sólida para enfrentarse a un gran competidor. Con ello, se consigue compartir recursos, conocimientos y riesgos, para crear una oferta competitiva alternativa para el consumidor.

El Corte Inglés se enfrenta a una dicotomía importante, tiene una gran presencia física pero en el “mundo online” su presencia no es competitiva. La oportunidad de unirse a otros operadores implicaría un gran ahorro a nivel de costes y trasladar los acuerdos físicos con otras marcas en el territorio online.

No obstante, la fórmula de crear una plataforma conjunta para enfrentarse a Amazon o Alibaba no está exenta de riesgos. Pueden darse choques en la cultura corporativa y disputas sobre el control sobre las decisiones operativas.

Amazon va a por todas

Como hemos visto, Amazon está dominando el comercio electrónico, pero al adquirir Whole Foods e iniciar Amazon Go, Amazon está a punto de cambiar el comercio minorista tal como lo conocemos.

Quizá el caso más disruptor sea Amazon Go, una tienda física que carece de personal, detecta automáticamente cuando los productos son retirados o devueltos a las estanterías y realiza un seguimiento de los mismos en un carrito virtual. Cuando el cliente termina de comprar, puede irse de la tienda y seguidamente le envian un recibo con cargo a la cuenta Amazon, lo que significa que no hay que hacer colas.

Amazon go

Grandes superficies como El Corte Inglés, Carrefour, Mediamark y demás basan su núcleo del negocio en sus superficies comerciales. Esto implica grandes costes fijos, destacando el gasto en salarios. Si Amazon Go triunfa como modelo de negocio se produciría una gran destrucción de empleo tanto en grandes superficies como en pequeños comercios minoristas.

El comercio es uno de los motores económicos de España ya que representa el 12% del PIB, con cerca de tres millones de empleos. Si nos centramos en El Corte Inglés, suma una plantilla de cerca de de 100.000 trabajadores y un volumen de actividad que representa el 2,5% del PIB. Por esa razón, Gimeno también criticó que no se tenga en cuenta Los impuestos que ellos pagan y la cantidad de riqueza que generan en el país.

Este es un caso de destrucción creativa de alta trascendencia, si el nuevo modelo consigue una implantación y aceptación por parte de los consumidores, o bien El Corte Inglés y el resto de superficies consiguen adaptarse a este modelo o serán desplazados del mercado por un efecto sustitutivo.

Al miedo de esta nueva realidad que se unirá a la potencial pérdida de ingresos por IRPF y contribuciones a la Seguridad Social. En este contexto, muchos reclaman una regulación especial para empresas como Amazon tanto en el aspecto normativo (para discriminar la oferta online frente la tienda tradicional) como en el pago de impuestos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio