¿Está perdiendo EEUU su Soft Power?

¿Está perdiendo EEUU su Soft Power?

Publicidad

La presidencia de Donald Trump está siendo controvertida desde el exterior. No sólo los aranceles y la guerra comercial, que en pueden ser más o menos fáciles de entender para el público, sino por otras medidas como su enemistad con sus aliados tradicionales o la situación con los inmigrantes en la frontera con México.

Ante esto, aunque EEUU sigue siendo una potencia internacional tanto en Poder duro como blando, cabe preguntarse si EEUU está perdiendo su poder blando, su capacidad de atracción y su atractivo como país.

¿Qué es el Soft Power?

El Soft Power se define como el poder que se tiene para influir en el comportamiento de otros y obtener los resultados deseados, sin mediar la violencia o la amenaza de algún tipo. El poder blando permite conseguir los objetivos mediante co-optación, frente al poder duro que acaba consiguiendo sus objetivos mediante coacción y/o pagos.

Por ejemplo cuando se consigue que se libere a algún preso político o que no se ejecute a algún homosexual en algún país mediante presión internacional, se está consiguiendo los objetivos mediante poder blando.

Cuando se bloquea comercialmente un país, se le imponen aranceles, se le bombardea o invade militarmente, se está usando el poder duro. El poder blando no siempre consigue sus objetivos y hay que reconocer que en ocasiones acaba recurriendo al poder duro. Por otro lado el poder blando es mucho más barato, tanto económica como políticamente. Si un presidente viaja y consigue que un país lejano haga algo mejor o lo que les interesa, incrementa su aprobación, si un presidente lanza ataques o decide invadir otro país, tendrá protestas y familias que perderán a sus hijos en lo que a muchos les parece una guerra absurda que les da igual.

El Soft Power mola, y vende

El Soft Power es una forma de influencia, no sólo en política internacional, pero también en términos económicos y de marketing. Uno puede conseguir vender más sólo porque viene de un sitio atractivo, o al menos en con connotaciones al producto en cuestión.

Esto lo saben muchas marcas, por ejemplo la mayor parte de las firmas de moda francesas, italianas o inglesas añaden las ciudades a su marca, ya sea París, Milán o Londres. Muchas empresas industriales alemanas añaden una pequeña bandera alemana a sus productos por la calidad que relacionamos con el Made in Germany. Esto no aplica sólo a Europa, por ejemplo la marca de cosméticos japonesa Shiseido suele hacer referencia a Ginza, el lujoso barrio de Tokio donde tiene sus productos.

EEUU también es un país donde este tipo de prácticas se han puesto en marcha. Harley-Davidson no vende sólo motos, sino también la Ruta 66 o la película Easy Rider (o incluso la serie Sons of Anarchy). Apple, que a pesar de ser una multinacional gigante, siegue poniendo en sus productos Desgined by Apple in Cupertino, California.

La mayor maquinaria de fabricación de Soft Power se encuentra situada en el sur de California. La combinación de películas y televisión que se exportan a todo el mundo hacen de la vida estadounidense un ideal que todos tenemos en la cabeza, y algunos quieren seguir. Esto hace que ese estilo de vida que se muestra, no sólo nos parece interesante, sino que también deseable.

Últimamente el Soft Power no va muy bien en EEUU

La pregunta es ¿sigue siendo deseable EEUU? La verdad es que para muchos empieza a dejar de serlo. Por ejemplo como país al que migrar. Cualquiera que tenga una familia no se está planteando inmigrar a EEUU, o como mínimo lo está pensando dos veces. Antes EEUU representaba el sueño americano de tener una vida mejor y la búsqueda de la felicidad reconocida en la constitución. Llevar a los hijos allí era una forma de saber que se les garantizaba una vida mejor, no sólo en el sentido económico, sino también educativo y de libertad personal.

La separación de los niños de sus padres está haciendo que cualquiera se plantee si puede perder a sus hijos ante una pequeña infracción administrativa, no parece un sitio atractivo al que ir. Incluso esto puede despertar miedos en el turismo familiar, para el cual EEUU está excelentemente equipado (parques temáticos, ciudades impresionantes, entornos naturales, instalaciones sanitarias de primer orden, etc).

El no ser atractivo para inmigrantes puede ser beneficios para aquellos que opinan como Donald Trump, pero también es cierto que EEUU lleva desde el siglo XIX beneficiándose de la importación de talento extranjero, incluso fomentado por el mismo estado como puede ser la operación paperclip tras la Segunda Guerra Mundial que aprovechando la tecnología de los cohetes alemanes les llevó a poner al hombre en la Luna.

Tampoco sientan bien las guerras comerciales y el desplante al resto de miembros del G7 así como a otros miembros de la OTAN. Esto está reduciendo en atractivo de los productos de EEUU, ya no es el simpático Obama su vendedor, sino ese señor de pelo imposible que no cae tan bien.

Estoy de acuerdo con Bloomberg de que la presidencia Trump no va a ser capaz de acabar con el Soft Power de EEUU. Este lleva muchos años construyéndose, pero lo que si es innegable es que Trump es el peor vendedor de la idea de EEUU al resto del mundo, que jamás ha tenido el país y la imagen exterior va a tardar años en reconstruírse. Hablar de "shithole countries", no ayuda.

De hecho, este es un momento ideal para que otros países como la UE, Reino Unido, China y Japón aprovechen y se muestren como pacíficos, estables y poco beligerantes ante el resto de países emergentes (Latinoamérica, India, China, Sudeste Asiático y África) y ganen cuotas de soft power, así como una mejor imagen de sus productos comerciales, que no vienen de EEUU.

Esto ya está pasando, gracias al muro, y la intención de EEUU de renegociar el NAFTA, el tratado comercial con la UE se ha convertido en una fuerte prioridad para el gobierno de México, que sabe que el potencial exportador de su economía depende fuertemente de los tratados comerciales que ha ido firmando con el resto del mundo.

Pregunta a los lectores ¿serán los demás países capaces de aprovechar el hueco de Soft Power que está dejando EEUU? ¿Quienes se beneficiarán más?

En El Blog Salmón | La reforma fiscal de Trump

Imagen | Always Shooting

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio