SMI: todo lo que necesitas saber ser un experto en el tema

SMI: todo lo que necesitas saber ser un experto en el tema

Publicidad

Está abriendo los telediarios y es la conversación estrella en barras de bar y su versión online, los hilos de Twitter. Tertulianos rellenan horas de tele con argumentos a menudo sesgados e inconclusos. Todo el mundo está opinando sobre ello: el gobierno ha acordado una subida del SMI (salario mínimo interprofesional) de más de un 20%, hasta los 900€.

Lo repentino de la noticia te puede haber pillado por sorpresa. Si has tenido la tentación de dar una opinión sobre el tema pero has pensado que hablar por hablar es tontería, aquí tienes toda la información sobre la subida del salario mínimo y sus posibles implicaciones. Todo está explicado para que lo entienda hasta un niño: así nos afecta el aumento del salario mínimo.

De dónde viene eso del salario mínimo

El primer país en aprobar una ley que regulaba el sueldo mínimo que debía percibir un trabajador por cuenta ajena fue Australia. Hablamos de 1890 y, como te puedes imaginar, supuso un avance en términos de igualdad social comparable a otro logro histórico: la limitación de las horas máximas de la jornada laboral.

Para que te hagas una idea del avance, en España hacía cuatro años que habíamos abolido la esclavitud. No fue hasta marzo de 1970 cuando algo parecido se aprobó en nuestro país y, aunque los escenarios son hoy muy distintos, muchas de las ventajas siguen vigentes hoy en día.

Sin embargo, y a pesar de lo aparentemente idílica que parece la medida, hay economistas que defienden que las subidas no son siempre de color de rosa. Como la literatura económica recoge opiniones muy diferentes vamos a analizar todos los puntos de vista. De esta forma, cuando salga el tema del SMI podrás tener una opinión bien definida.

¿Cómo nos afecta la subida del SMI?

Si a la primera persona que ves por la calle le preguntas si es bueno o malo que suban los salarios pueden pasar dos cosas: que repita el último argumento repetido por su tertuliano favorito, del color político que sea; o que trate de analizar el debate de forma global y observar sus posibles repercusiones en los distintos agentes económicos.

Normalmente pasa lo segundo (risas enlatadas).

Ventajas de subir el SMI

  1. Todos los sueldos bajos son ilegales. Desde la perspectiva del trabajador es positivo que los salarios bajos queden fuera de la ley. Además, como donde hay pelo hay alegría, donde hay sueldos medios más altos, en principio, también hay mayor alborozo.

  2. El estado se gasta menos en ayudas y subvenciones. Un sueldo mínimo más alto libera al estado de completar con dinero público lo que reciben los segmentos con ingresos más bajos.

  3. Se valora más la mano de obra. Cada empleado le cuesta más dinero a la empresa, premiándose la calidad frente a la cantidad, lo que podría repercutir en mayor productividad media y menor CLU (coste laboral unitario).

  4. Crecimiento económico. Una subida de salarios, en un hipotético escenario sin un aumento paralelo del desempleo, supone un incremento del poder adquisitivo de los trabajadores/consumidores. Los ciudadanos cobran más y consumen más, lo que puede acelerar la recuperación económica.

Estos argumentos parecen más que definitivos para postularse a favor de una subida del SMI. El problema es que, como suele pasar, la teoría económica y la economía real no van por el mismo camino. Analicemos las desventajas de subir el salario mínimo.

Desventajas de subir el SMI

El debate sobre si es bueno o malo que suba el SMI es muy viejo y ambos lados gozan de opinadores de prestigio. Paul Krugman, premio Nobel de economía, defiende que una subida no tiene porque relacionarse directamente con pérdidas de puestos de trabajo. Por otro lado, el propio Banco de España publicó un informe alertando de las posibles consecuencias negativas de la subida. Estos son los argumentos esgrimidos por los antiSMI.

1. Perjudica a las pequeñas empresas.

Una subida del SMI es una circunstancia coyuntural que afecta sobre todo a pymes y micropymes. La subida del 22% golpea sin anestesia a un agente económico crucial en nuestra economía que ya vive muy ahogado.

En España, cuando hablamos de empresas, tendemos a pensar que todas son Zara o El Corte Inglés al mismo tiempo que infravaloramos lo difícil que es sacar adelante un negocio más humilde. Más allá de lo onírico del emprendimiento hay muchas personas entregando todo su esfuerzo para conseguir pagar el sueldo a sus trabajadores a fin de mes, incluso por delante del suyo propio.

En España, según el INE, el 95,4% de las empresas, tiene menos de 10 trabajadores, mientras que el 0,02% contrata a 1000 o más trabajadores. El tejido empresarial está formado por pymes y micropymes que pelean muy duro cada día. Por supuesto que está muy bien evitar que las grandes compañías, con millones de euros de beneficios, racaneen con los salarios, pero no a costa de lastrar a los que más les cuesta flotar.

Captura De Pantalla 2018 10 17 A Las 9 18 12

2. El mayor consumo que supone no se queda en España.

Mayor salario implica más consumo, pero ¿qué porcentaje de ese consumo repercute en las arcas del estado? El dinero para pagar la subida del salario mínimo interprofesional viene de empresas españolas pero tras pasar el filtro del consumo no todo tiene que volver a nuestra economía.

3. Pérdida de competitividad de las empresas.

Hemos hablado de pequeñas empresas, que en su mayoría operan en España, pero otras muchas, tanto grandes como pequeñas, exportadoras de bienes y servicios, perderán competitividad por el aumento de los salarios de sus trabajadores.

4. Aumento de trabajos en b.

Por desgracia, la subida se traducirá en aumento de contrataciones bajo manga. La economía sumergida es una realidad palpable; la subida del sueldo mínimo dará más argumentos a empresas sin escrúpulos para tener a trabajadores sin contrato.

5. Dificultades laborales para jóvenes y mayores.

El estudio del banco de España antes mencionado analizó el impacto de las subidas del SMI entre 2005 y 2010. Su conclusión fue que cada subida del SMI había ido desplazando fuera del mercado laboral a los segmentos de población menos productivos.

Un joven que acaba la carrera y pisa una empresa por primera vez, hasta que adquiere experiencia, estorba más que aporta, si se me permite la expresión. Con lo que cuesta un salario más su correspondiente seguridad social, mejor contratar a una persona con máxima garantía de productividad.

Veamos en este cuadro las estimaciones del Banco de España para hipotéticas subidas del SMI basadas en ascensos anteriores.

smi

El escenario que más se asemeja a la nueva medida es el 3, con un SMI de 950€. El porcentaje de trabajadores afectados es la cantidad de personas que cobraban menos del nuevo SMI. En la columna de al lado, la probabilidad de perder su trabajo en los 12 meses siguientes a la subida, todo desglosado por segmentos de edad. Hay datos que asustan.

6. No soluciona la desigualdad en la riqueza.

El coeficiente de Gini se utiliza para medir la desigualdad de los ingresos. Si el objetivo final de la subida es redistribuir la riqueza y acercar el coeficiente de desigualdad a cero, según el informe del Banco de España, le haríamos un flaco favor, de nuevo, a jóvenes y mayores. En el tercer escenario, con un SMI de 950€, aumenta la desigualdad para ambos, mientras que en el agregado total, la variación es casi inapreciable, luego veremos por qué.

Gini

Qué pasa en otros países europeos

Como no podía ser de otra forma, hay disparidad de opiniones. En la mayoría de países existe un salario mínimo, mientras que en otros como Dinamarca, Italia, Chipre, Austria, Finlandia o Suecia no lo fijan por ley. Así están los salarios europeos a julio 2018 y su evolución en diez años.

Captura De Pantalla 2018 10 17 A Las 9 23 11

Solemos mirar a los que lo tienen y utilizamos los casi 2000€ de Luxemburgo para comparar y quejarnos de lo poco que cobramos, pero no es tan sencillo. Para no comparar peras con manzanas debemos tener en cuenta el coste de vida de cada país. Se logra utilizando el PPC (purchasing power standard), que define una especie de divisa unificada que tiene en cuenta el nivel de precios de cada economía.

En España, antes de la subida, el PPC todavía era menor que países como Francia o Inglaterra, pero la diferencia ya no es tan escandalosa.

Captura De Pantalla 2018 10 17 A Las 9 24 41

Conclusiones: de poco importa que suba o baje

La existencia de un salario mínimo ha sido tradicionalmente positiva, pero quedarse con un simplista “mayores sueldos, mejor” es un error de primero de economía. La forma que afecta a cada agente económico es diferente y no en todos los casos es un acierto. El caso más claro es el de las pequeñas empresas.

Por otro lado, si el objetivo es hacer subir la media salarial se ha visto que la subida del SMI se compensa con los que pierden su trabajo y su nuevo salario es cero, siendo el balance total prácticamente nulo.

En países con tasas de paro muy bajas, asegurar un sueldo mínimo parece funcionar mejor que en casos como el de España, con un 16%. Aunque debemos vigilar la calidad del empleo, aquí la cantidad casi que importa más. Conseguir que ambas variables crezcan no se consigue de la noche a la mañana. Y menos con una subida del SMI que huele a populista e improvisada que tira para atrás, sino con estrategias a largo plazo enfocadas en mejorar el modelo productivo de nuestro país. Eso permitiría atajar de verdad el problema de la desigualdad y no parchear con leyes de la noche a la mañana. Los resultados no se consiguen así.

No obstante, y para terminar, hay que tener claro que en ningún caso la medida merece ser trending topic. A nivel global el impacto agregado es casi mínimo. En el escenario de un SMI de 950€ poco más del 10% de los trabajadores se vería afectado, con un impacto total en la tasa de desempleo de un 1,39%. Volvamos a hablar de fútbol.

Imagen | Fran Carreira

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio