Mercados globales en modo pánico

Mercados globales en modo pánico

Publicidad

Los mercados globales han vuelto a entrar en modo pánico a medida que la economía china sigue dando muestras de un profundo debilitamiento. El sector industrial de China se contrajo a su nivel más bajo en seis años en agosto con la reducción de la demanda interna y las exportaciones. Esto acrecienta las preocupaciones de que la segunda mayor economía del mundo podría estar desacelerándose bruscamente y enviar a los mercados financieros en picada. La sorpresiva devaluación del yuan y el desplome en los mercados bursátiles puede provocar un aterrizaje forzoso que pulverizaría la incipiente recuperación. La economía se encuentra en la antesala de una crisis financiera de gran magnitud y esta vez los bancos centrales no podrán aplicar planes de rescate ya que agotaron todo su arsenal de políticas.

La caída de los productos básicos, como el desplome del precio del petróleo, ha hecho perder a los productores sólo en los últimos 12 meses, una suma equivalente a toda la economía de la India. Los alicaídos precios de las materias primas han acabado con más de 2 billones de dólares (US$ 2.050.000.000.000) en acciones de las empresas mineras y petroleras desde mediados del año pasado, según datos compilados por Bloomberg. Esto se compara con los US$ 2.070.000.000.000 del producto interno bruto de la India.

Los precios de las materias primas se han desplomado después de años de estar sobrevalorados por las burbujas especulativas, tras el drástico deterioro de la demanda mundial. Hasta hace poco ese deterioro había sido neutralizado por la pujante demanda de China, el principal consumidor de materias primas, pero la desaceleración del gigante asiático ha llevado al índice de materias primas de Bloomberg a su nivel más bajo desde el año 2002.

El Ibex 35 cerró la semana con un desplome del 5,6 por ciento ubicándose en zona de pérdidas anuales mientras la prima de riesgo continúa en aumento golpeando fuertemente a España, Grecia, Italia y Portugal. El índice Nikkei de Japón cayó ayer más de 2 por ciento, mientras que el índice Kopsi en Corea del Sur cayó 2,25%. Las acciones en Australia están teniendo su peor mes desde la crisis financiera de octubre de 2008. El Dow Jones se desplomó 3,12 por ciento y el petróleo alcanzó nuevos mínimos en su octava semana consecutiva de caída ubicándose en 40,45 dólares el barril.

La subida de tipos de interés tan esperado por la Reserva Federal de Estados Unidos, se hace ahora mucho menos probable. El potencial de nuevas devaluaciones en el yuan chino no sólo hace imposible elevar las tasas de interés en Estados Unidos, sino que alienta nuevos riesgos deflacionarios para la economía mundial. El nerviosismo de los mercados tiene poco que ver la crisis griega y su inevitable abandono de la moneda única. Es la prueba más concreta de que hemos entrado en una nueva crisis financiera de gran magnitud tal como la de hace siete años.

En El Blog Salmón De una sola estocada, China asusta a Asia, la Fed y el BCE: devalúa el yuan

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio